El buen director verifica sus premisas